Agustinas Misioneras · c\ Puente Colgante, 75 · 47006 Valladolid · 983 234 705

Agustinas Misioneras · c\ Puente Colgante, 75 · 47006 Valladolid · 983 234 705

Apertura 75 años


La ilusión nos lleva a casi cualquier lugar que nos propongamos, es la primera piedra, pequeña, ligera -por alimentarse de sueños- pero sólida… aunque para construir un colegio no se trata sólo de apilar piedras o ladrillos.

Hace setenta y cinco años, un grupo de hermanas Agustinas Misioneras, llenas de fe en Dios y en un proyecto, plantaron una semilla cuyo primer brote ya miraba al cielo. Ellas también lo hacían, pidiendo ayuda, ánimo, paciencia y todas esas “pequeñas cosas” que se requieren para la noble y altruista tarea de educar.

El edificio, en un inicio en el Barrio de la Rubia, se quedó pequeño y hubo que buscar otro lugar, al lado del Pisuerga, para dar cabida a un alumnado creciente, ungido con la impronta del carácter agustiniano.

Esa seña identitaria nos guía desde 1943 y seguirá haciéndolo, si Dios quiere, gracias a la confianza que miles de personas han venido depositando en nosotras, Agustinas Misioneras, permitiendo que una parte importante de la educación de sus hijos recaiga en nuestras manos y en las manos de los profesionales que trabajan con nosotras.

La ilusión no sigue intacta: crece curso a curso. En nuestro cuaderno de bitácora anotamos nuevos retos para que el alumnado de las Agustinas sea capaz, no solo de integrarse en una sociedad cada vez más exigente, sino de cambiarla re-humanizándola y haciendo que sea más justa y solidaria.

Celebramos 75 años educando con el corazón. No es casualidad que ese sea nuestro emblema. El escudo que lucís con orgullo en vuestros uniformes pretende ayudar a que con el sello agustiniano desarrolléis vuestras capacidades, habilidades y gustos.

Poned el corazón en todo cuanto hagáis. “Ama y haz lo que quieras”.

Con este sencillo evento damos por inaugurados los actos del septuagésimo-quinto aniversario de la fundación de nuestro colegio en Valladolid.

Que sirva como homenaje a las hermanas que en 1943 tuvieron un sueño y lo pusieron en marcha, y a todas las agustinas misioneras que a lo largo de este tiempo lo han materializado junto a profesores y maestros, personal de servicio, monitores y padres, que siempre han dado y dan el máximo por nuestro colegio.

Gracias a todos por formar parte de este proyecto.

Encarna González-Campos Jiménez
Directora General
Colegio Ntra. Sra. de la Consolación