Agustinas Misioneras · c\ Puente Colgante, 75 · 47006 Valladolid · 983 234 705

Agustinas Misioneras · c\ Puente Colgante, 75 · 47006 Valladolid · 983 234 705

Día contra el maltrato infantil


El 25 de abril es Día Internacional de la Lucha contra el Maltrato Infantil; esta fecha se crea para fomentar los derechos de los niños a nivel mundial, así como para concienciar a la sociedad sobre las consecuencias del maltrato contra niños y niñas.

Los niños y las niñas tienen derecho a ser cuidados y protegidos, a que se atiendan sus necesidades y a que se desarrollen todas sus capacidades. (Información ofrecida por Protección a la Infancia de la Junta de Castilla y León

Pero cuando los padres o las madres no cumplen con las obligaciones que la ley les encomienda para cuidar, proteger, y atender todas las necesidades de sus hijos menores de edad, ya sea porque no existen, no saben, o no quieren.

O bien cuando los progenitores no pueden hacerse cargo de sus obligaciones para cuidar, proteger, y atender todas las necesidades de sus hijos menores de edad.

Entonces, estos niños necesitan protección.

En ocasiones los niños son objeto de maltrato, si bien es conveniente saber identificar qué es el maltrato.

¿Qué es el maltrato infantil?

La definición de maltrato debe tomar en cuenta, al menos, tres criterios:

  • La consideración de una acción u omisión como «maltrato» depende, en muchos casos, de la edad del niño o niña.
  • La situación psico-fisiológica puede condicionar las consecuencias de la acción u omisión ejercidas, lo que puede conllevar una relativización de su consideración como maltrato.
  • Hay que tener también en cuenta que no necesariamente todos los actos de maltrato tienen por qué dejar secuelas inmediatas y visibles; esto es especialmente relevante por cuanto las consecuencias importantes de los casos de maltrato infantil no suelen ser las físicas, sino las que afectan al desarrollo a medio y largo plazo.

Existen diferentes tipos de maltrato, definidos de múltiples formas, nosotros hemos seleccionado las siguientes:

  • Maltrato físico: Acción no accidental de algún adulto que provoca daño físico o enfermedad en el niño, o que le coloca en grave riesgo de padecerlo.
  • Maltrato Psíquico (emocional): Hostilidad verbal crónica en forma de insulto, desprecio, crítica o amenaza de abandono, y constante bloqueo de las iniciativas de interacción infantiles ( desde la evitación hasta el encierro o confinamiento) por parte de cualquier miembro adulto del grupo familiar.
  • Negligencia física: situación en que las necesidades físicas básicas del menor, (alimentación, higiene, seguridad, atención médica, vestido, educación, vigilancia…), no son atendidas temporal o permanentemente por ningún adulto del grupo que convive con él.
  • Negligencia psíquica ( emocional): Falta persistente de respuestas a las señales, expresiones emocionales y conductas procuradoras de proximidad e interacción iniciadas por el niño y falta de iniciativa de interacción y contacto por parte de una figura adulta estable.
  • Abuso sexual: Cualquier clase de contacto sexual con un menor de edad, o su utilización directa como objeto de estimulación sexual, cuando no haya alcanzado la edad y la madurez para consentirlo o, si alcanzadas ambas, se aprovecha una posición de superioridad, ascendencia, poder o autoridad, o se utiliza el engaño para obtener su consentimiento, así como, en todo caso, siempre sobre él se use la violencia o la amenaza con aquellos propósitos.
  • Explotación sexual: La utilización del niño por sus padres o tutores, o por terceras personas cuando aquellos lo sepan y no lo impidan, en la prostitución o en la realización de material o espectáculos de pornografía con el fin de obtener un beneficio, sea económico o de otra índole.
  • Explotación laboral: Los padres/tutores asignan al niño con carácter obligatorio la realización continuada de trabajos ( doméstico o no) que:
    • Exceden de los límites habituales.
    • Deberían ser realizados por adultos.
    • Interfieren de manera clara en las actividades y necesidades sociales y/o escolares del niño.
    • Son asignados al niño con el objetivo fundamental de obtener un beneficio económico o similar para los padres o la estructura familiar.
  • Inducción a la delincuencia: Los padres facilitan y refuerzan pautas de conducta antisocial o desviada (especialmente en el área de agresividad, sexualidad y drogas) que impiden el normal desarrollo e integración social del niño. También incluye situaciones en las que los padres utilizan al niño para la realización de acciones delictivas (por ejemplo, transporte de drogas, hurtos).
  • Modelo de vida en el hogar inadecuado para el niño: El hogar donde vive el niño constituye un modelo de vida inadecuado para su normal desarrollo por contener pautas asociales o autodestructivas.
  • Imposible cumplimiento de las obligaciones parentales: Los niños no pueden recibir los cuidados y atención necesaria por parte de sus padres/tutores, y resulta totalmente imposible, temporal o definitivamente, que se modifique la situación que lo provoca. La incapacitación puede derivarse de las siguientes circunstancias:
    • Fallecimiento.
    • Encarcelamiento.
    • Enfermedad incapacitante (física o mental).
  • Abandono: Delegación total de los padres/ tutores del cuidado del niño en otras personas, con desaparición física y desentendimiento completo de la compañía y cuidado del niño.

El maltrato siempre tiene resultado conductas negativas : fugas del hogar, conductas auto lesivas, hiperactividad o aislamiento, bajo rendimiento académico, deficiencias intelectuales, fracaso escolar, trastorno disociativo de identidad, delincuencia juvenil, consumo de drogas y alcohol, miedo generalizado, depresión, rechazo al propio cuerpo, culpa y vergüenza, agresividad, problemas de relación interpersonal…

¿Qué puedo hacer?

Si conoces una situación de posible maltrato infantil, dispones de varias alternativas para notificar dicha situación a los organismos encargados de actuar:

  • Ante situaciones en las que se esté produciendo un riesgo o peligro actual o inminente para la vida o la integridad física del niño, avisa al teléfono de emergencias 112.
  • El resto de situaciones diferentes a las anteriores, en las que no haya peligro o riesgo inminente, puedes comunicarlas a distintos servicios y de diferente forma:
    • Telefónicamente o de forma presencial ante los servicios sociales más próximos (CEAS) en el horario de atención al público que cada uno de ellos tenga dispuesto. Puede localizar a dichos servicios sociales (CEAS) a través de los teléfonos 012 ó 010.
    • Electrónicamente, mediante el envío debidamente cumplimentado del formulario a la Sección de Protección a la Infancia del domicilio en el que resida el menor. Esta notificación puede ser enviada durante las 24 horas del día. Este formulario permite mantener su anonimato si usted, así lo desea: Formulario de notificación por ciudadanos de posibles situaciones de maltrato o desprotección infantil
  • Además, cualquier menor o adulto pueden comunicar situaciones problemáticas que afecten a niños o niñas y pedir orientación sobre las mismas en el Teléfono de Ayuda a Niños y Adolescentes 116 111 ó 900 20 20 10 en los Teléfonos de Ayuda al Adulto y la Familia 917 260 101 ó 600 50 51 52 y en el Teléfono de casos de Niños Desaparecidos 116 000.

 

AgustinasVA-2020_Compromiso_Dia-Maltrato-InfantilImagen: Photo by Joel Overbeck on Unsplash

Los derechos del niño en la Agenda 2030 – ODS

La consecución de los Objetivos, especialmente los relativos a la educación y la salud, la igualdad de género y la violencia contra la mujer, el trabajo infantil, la erradicación de la pobreza, el acceso a la justicia y la existencia de instituciones responsables e inclusivas, ayudará a reducir el riesgo de violencia en la vida de los niños y a ofrecer respuestas eficaces a los niños víctimas. Sin embargo, no alcanzar las metas relacionadas con la violencia contra los niños —especialmente la meta 16.2— pondría en peligro los esfuerzos realizados en estas esferas y obstaculizaría el progreso social y económico en toda la agenda para el desarrollo.

Objetivo 16. Paz, justicia e instituciones sólidas

Meta 16.2. Poner fin al maltrato, la explotación, la trata y todas las formas de violencia y tortura contra los niños.

La aprobación de la meta 16.2 por las Naciones Unidas fue un hito histórico: la comunidad internacional debe actuar ahora para transformar este impulso en un movimiento imparable hacia un mundo libre de temor y de violencia para todos los niños.

 



Artículos relacionados