Agustinas Misioneras · c\ Puente Colgante, 75 · 47006 Valladolid · 983 234 705

Agustinas Misioneras · c\ Puente Colgante, 75 · 47006 Valladolid · 983 234 705

Inmersión Lingüística | 6º Ed. Primaria


Primer día- First day

El día no acompañaba al optimismo pero, con la sonrisa en las caras y un poco pasados por agua, a las 10 de la mañana los intrépidos alumnos de Agustinas, que han decidido participar de esta actividad, desembarcaban en Las Cortas de Blas. Pese a las inclemencias del tiempo, la ilusión se palpaba en el grupo y ,tras una breve inspección a los alrededores, nos aposentamos dentro del albergue.

Ricardo, responsable de las instalaciones, nos explicó las normas para el buen funcionamiento de la actividad y de la convivencia entre todos, animales incluidos claro. Nos presentaron a los monitores que nos acompañarán en esta aventura, Jose, Josete, Ale y Luisa, y nuestra primera impresión no ha sido equivocada, son fantásticos, lo único que hablan un poco raro pero ya les vamos pillando el rollo.

Después de la comida, de la cual no veréis ninguna foto, ya que no nos ha dado tiempo a hacerla porque los espagueti y las pechugas con patatas han volado…¡qué rico estaba todo!, hemos empezado con los talleres en los establos y la presentación de todos esos habitantes especiales que nos acompañan estos tres días: cabras,cerdos, ovejas, gansos…hasta hurones!! Nos ha encantado conocerlos.

El bocata de la merienda nos esperaba como otro habitante de la granja y una vez cogido fuerzas, hemos hecho un juego de orientación por grupos que entre el barro, el viento y alguna gotilla que caía, la ducha era el mejor final de una carrera muy divertida.

Ahora, acabamos de llegar de una marcha nocturna, con linternas en la que no hemos parado de reírnos y nos disponemos a dormir…bueeeeeno ¡¡¡en un rato, venga!!!

Segundo día- Second Day

El día empezaba intenso. Un grupo de madrugadores ha acompañado a Ricardo a los establos ovinos para separar corderos. Después dequitarse las legañas y vencer algunos miedos, se han lanzado a al asunto y les ha encantado.Tiene pinta de que mañana se pondrán el despertador para volver a realizar esta tarea al alba, los chicos han reconocido que ha sido una experiencia inolvidable.
El resto ha ido desperezándose poco a poco y se han reunido todos en el desayuno. Hemos cogido energía ya que el día se presentabacargadito. La planificación era simple y sencilla: la granja y sus animales nos necesitaban y esperaban ansiosos nuestros cuidados.
Primeramente hemos trabajado por grupos cogiendo comida para ellos y llevándoselo a cada establo. Mientras, aprendíamos curiosidades de cada uno a través de los monitores y de Ricardo. Gansos, jabalíes, zorros y pavos ya no son simples animales para nosotros, hemos conectado con ellos, les hemos limpiado sus casas y camas, les hemos alimentado e incluso les hemos cortado el pelo.
Después de un almuerzo merecido, nos hemos centrado en el mundo ovino. Cada grupo ha conocido más profundamente todo lo que rodea a este animal tan común en nuestros campos como es la oveja. Desde su cuidado, vacunando a los más pequeños, pasando por la labor de esquilarlas y ordeñarlas para obtener la leche. Con ella, elaboran en la propia granja un queso artesanal cuidado al detalle para su degustación.
Sé que parece mentira, pero todo esto lo hemos realizado por la mañana, así que os podéis imaginar cómo nos hemos comido las lentejas y la carne…Después de disfrutar un rato de tiempo libre, la tarde ha estado más tranquila, que no menos divertida. Hemos realizado un taller de creación de casas de pájaros con distintos materiales y luego una gran gymkana para llegar con fuerza a la noche.
Merecía la pena coger fuerza con la cena porque…¡menuda velada nos hemos pasado!. Hemos cantado con todo el Furor de las canciones y luego jugamos a ver qué planeta dominaba el universo…Después de que los astros compitieran entre sí, toca un merecido descanso. ¿Qué pasará mañana?.

Tercer día- Third day

Tercer día, ya es el último, pero pese a que no queremos que se acabe, sabíamos que nos esperaban muchas sorpresas y con alegría y entusiasmo lo afrontamos.

Después de un gran desayuno, nos pusimos en marcha con los quehaceres diarios en una granja, ya sabéis los que son, ¿no?…limpieza de establos, alimentación de los animales, cuidados de los mismos…vamos que me va a costar ir al colegio el lunes sin llevar pienso y paja al profe…jejeje.

Nuestras siguientes actividades fueron top, una verdadera experiencia. Estuvimos, primeramente, jugando de manera cooperativa para luego pasar a ser, por unos minutos, los nuevos Robin Hood. Estuvimos tirando con arco y nos dimos cuenta de que parece más fácil de lo que realmente es, pero hubo más de uno que acertó en la diana.

Por último, conocimos a Kia. Una yegua que muy amablemente nos dio un paseo alrededor de la finca. Kia ha tenido mucha paciencia con nosotros ya que muchos de nosotros no habíamos montado a caballo nunca y, puede ser, con un poquito de miedo pero ella, que lo notaba, ha sido una compañera fantástica.

Ahora por último, hemos estado en un safari fotográfico, la verdad que estos monitores se lo han currado mucho y nos lo han hecho pasar en grande a la vez que practicábamos muchísimo inglés. Nos hemos dado cuenta de que lo hablo mejor de lo que creo y de que nadie señala a nadie por hablarlo. Creo que esta experiencia no la vamos a olvidar en mucho tiempo y así se lo hemos hecho saber a los monitores, cocineras y dueños de la granja con nuestro agradecimiento y un largo aplauso que les hemos dado. Esperemos que nos veamos en más ocasiones.